Consejos para alquilar un piso de un profesional

Consejos para alquilar un piso

Ante un mercado tan boyante como el del alquiler, cada vez más propietarios deciden arrendar su vivienda y así obtener una rentabilidad. Para evitar una mala experiencia, es importante que tanto el dueño como el inquilino conozcan los derechos y obligaciones que emanan del contrato. Hay algunos aspectos que destacan por encima de otros a la hora de decidir alquilar un piso. Vamos a centrarnos en estos pasos y consejos para alquilar un piso de forma segura, legal y coherente entre las partes:

Consejos para alquilar un piso

El primer punto lo desglosaremos en varios temas a tener en cuenta. Todos ellos parten de la base de la profesionalidad. Igual que cuando necesitas arreglar una cañería llamas a un fontanero, cuando quieres alquilar un piso has de contar con el asesoramiento personalizado de un agente inmobiliario de confianza.

Conocer el precio de alquiler de la zona.

Los chollos existen, pero no son habituales ni fáciles de encontrar. Es bueno un punto de desconfianza ante anunciantes que se enorgullecen de tener los precios por los suelos. Por eso, a la hora de buscar una vivienda de alquiler es importante consultar el precio que tienen otros inmuebles de similares características en el mismo barrio.

Por la otra parte, todos creemos que nuestro piso es el mejor, el más bonito y el que más lo merece. Pero nos vale el mismo consejo para un propietario que no tiene claro qué precio ponerle a su arrendamiento. Si nos adecuamos a la oferta de la zona para lanzar la nuestra, encontraremos mejores perfiles de arrendatarios.

Consultar el Registro de la Propiedad.

Una forma de comprobar que el que dice ser dueño de la vivienda es el cierto, es solicitando el dato en el Registro de Propiedad. Es una información pública a la que cualquiera puede tener acceso, pero no gratuita.

Es un sencillo trámite que puede realizarse por Internet pidiendo una nota simple que proporciona información sobre la situación jurídica de una finca.

Si eres el propietario, pero tienes dudas acerca de tu capacidad (por herencia, escrituras firmadas por dos o más personas, o si eres usufructuario) sería conveniente antes de cualquier paso, que certificaras tu situación legal para poder percibir beneficios sobre ese inmueble.

Formalizar el trato cara a cara.

Si alguna de las partes pretende ocultar algo a la otra, lo más habitual es alegar imposibilidad de comparecencia y hacer todos los contactos a través de llamadas.

Si el propietario se niega a enseñarte el piso antes de firmar el contrato (y pagar) por algo será. podrías encontrarte con que has alquilado el piso en unas condiciones diferentes de las que pensabas o que ni si quiera existe el inmueble en cuestión.

Igualmente, si el futuro inquilino pusiera excusas a la hora de presentarte sus justificantes de ingresos o documentos básicos sobre su situación legal y financiera, no es un buen punto de partida para iniciar una relación contractual que puede durar años.

Contrato de alquiler por escrito.

Puedes consultar todos los aspectos claves de un contrato de arrendamiento.

Siempre que se cierre un trato tiene que quedar constancia por escrito. No solo hablamos de las cláusulas básicas, pues las palabras se las lleva el viento y, en caso de que surja algún problema, los acuerdos a viva voz no pueden demostrar las condiciones pactadas ni el incumplimiento del contrato.

Por eso, es imprescindible que las condiciones particulares que se acuerden para acceder a la vivienda queden reflejadas por escrito y que cada una de las partes implicadas se quede una copia firmada en todas sus páginas. Revisando sobre todo el inventario y las cláusulas menos habituales.

Conocer tus derechos y obligaciones.

Tal y como hablábamos al principio, lo ideal para evitar cláusulas abusivas por ambas partes es conocer de antemano tus derechos y obligaciones.

Si eres inquilino, conoce los derechos de los inquilinos.

Si eres propietario, aprende cómo alquilar tu piso de forma segura.

Ingresos de la fianza en estamento público.

La Ley de Arrendamiento de Urbanos exige al propietario del inmueble que ingrese la fianza en el estamento público con las competencias otorgadas, en caso de la Comunidad De Madrid es el IVIMA. en Cataluña, es el Incasol. El problema surge cuando no se hace. Es un trámite muy importante  ya que puede afectar de una manera negativa al inquilino a la hora de deducir el alquiler en su declaración de la renta. Por otro lado se debe recordar que la fianza exigida debe ser el equivalente a una mensualidad de renta y que debe figurar en el propio contrato de arrendamiento como que se entrega al propietario. Como siempre decimos es recomendable que el pago tanto de fianzas como de renta mensual en concepto de alquiler se haga por transferencia bancaria para que se deje constancia del hecho.

Tanto el ingreso como el retiro de la fianza se hacen por parte del propietario y es éste el que tiene la obligación de la devolución al inquilino en el plazo de un mes después de la entrega de posesión de la vivienda.

Garantías adicionales

Existe la posibilidad de pedir al inquilino garantías adicionales. Por ley como ya hemos dicho el arrendatario debe entregar una mensualidad de renta como fianza. Esta cantidad puede resultar insuficiente a ojos de algunos propietarios para cualquier contingencia que pueda producirse.

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) contempla la posibilidad de pedir un mes extra en concepto de garantía.

En Grupo Desde Zero estimamos que la contratación de un seguro de alquiler así como un estudio de solvencia exhaustivo del inquilino son una garantía adicional por lo que no es necesario cargar al inquilino con un gasto tan alto a la firma del contrato de arrendamiento.

Cambio de domiciliación y titularidad de los suministros.

El consejo tanto para luz, gas como para el agua es hacer cambios tanto de titularidad como de domiciliación bancaria para evitar futuros problemas. En Grupo Desde Zero al igual que sucede con la fianza nos encargamos de todo el procedimiento.

Realización y entrega del Certificado de Eficiencia Energética

El certificado energético es un requisito obligatorio tanto en el alquiler como en la venta de un inmueble. Una vez hecho tendrá una validez de 10 años.

El certificado de eficiencia energética, deberá ir suscrito por un técnico competente, la propiedad deberá contratar los servicios de un profesional habilitado a tal efecto, motivo por el que algunos arrendadores deciden pasar por alto este obligatorio trámite, y ahorrarse dicho desembolso. Además es una información que debe proporcionarse al arrendatario previo alquiler de la vivienda además de entregarse adjunto al contrato de arrendamiento.

Y hasta aquí algunos consejos para alquilar un piso. Grupo desde Zero se consolida en base a la transparencia en sus gestiones y asesoramiento. La cercanía y adaptabilidad a necesidades de cada cliente es la clave para conocer lo que quiere conseguir. Personalizamos el servicio para que se sienta parte del proyecto.

YOUR COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies