La importancia de la luz en la arquitectura y sus efectos

La luz es el agente físico que permite que los objetos sean visibles. Es indiscutible su importancia en cualquier ámbito de la vida, tanto natural como artificialmente la utilizamos para crear un hogar, o para adornarlo.

La arquitectura no es una excepción, y utilizamos la luz natural para ofrecer sensaciones que nos sería imposible conseguir con elementos artificiales.

Toda luz, provoca sombras, y éstas también juegan un papel relevante en la edificación, pues enfatizan a su contrario y le otorga estabilidad.

La iluminación no es una opción arquitectónica, es inseparable del proyecto desde el inicio. Es una variable para dotar de valor a la luz natural. Sobre todo en diseño ambiental, donde se conoce al concepto como un espacio moldeado por la luz.

En todo diseño arquitectónico uno de los factores que más condicionan la construcción siempre va a ser la iluminación natural, siendo el proyecto de iluminación el recurso fundamental para gestionar de forma coherente la experiencia del usuario.

Muchos factores diferentes son los que hay que tener en cuenta cuando planeamos la estrategia de la iluminación natural disponible. Desde la disposición y forma de las ventanas, el tipo de cristaleras, las dimensiones espaciales, los sistemas cortafuegos… A diario, la luz camina de este a oeste y en su tránsito las sombras transmiten el sentido del tiempo a la vez que crean ambiente.

Estas trayectorias cuentan con un alto prestigio en nuestro diseño. Nos dan la ventaja de predecir cómo se desarrollarán a lo largo del día para aplicar un método específico según la ubicación del edificio. Incluso en muchos casos nos veremos limitados para aplicar esta solución y para ello trataremos de incluir iluminación artificial proactiva.

La armonía en el recorrido de la luz en arquitectura debería de ser el recurso primordial a tener en cuenta durante todo el proceso. Pues una vez la luz ha penetrado en el espacio, ésta debe ser repartida por todo el conjunto o concentrada sobre uno o varios puntos.

Mención especial a los materiales que componen nuestro espacio, pues según sus componentes, su revestimiento o incluso su color, serán los responsables de estabilizar o cambiar la atmosfera estética y emocional, por lo que luz y color juegan en el mismo equipo.

Es bien sabido que las personas nos sentimos atraídas por espacios con una buena iluminación. No solo en su cantidad y calidad, sino también en su distribución. Nos ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo y el deseo de acudir a dichos espacios para que surja una sensación de bienestar.

La luz siempre ha jugado ese papel crucial para el éxito de un proyecto, como por ejemplo en las catedrales decimonónicas y sus vidrieras. Hoy cambiamos el estilo hacia una iluminación artificial que controlamos a nuestro antojo para crear el ambiente pretendido en cada instante de la experiencia del usuario, que siempre va a ser el objetivo principal.

Esto desemboca en tener en cuenta el coste económico y energético que supone, prestando especial atención a la eficiencia del mismo para llevar a cabo acciones sostenibles. De esta huella ecológica, el consumo y su normativa hablaremos en futuros post.

Si tienes alguna duda contacta con nuestro estudio de arquitectura en Madrid y estaremos encantados de ayudarte

COMMENTS

Just say Your opinion.

YOUR COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies